Navegación – Mapa del sitio
Registros

El discurso de la prohibición del guaraní: ¿cien años de continuidad?

Guaraní prohibition discourse: A hundred-year continuity?
Carolina Gandulfo y Tamara Alegre

Resúmenes

Este artículo presenta un documento sobre el guaraní publicado en el periódico “El Progreso” en 1906 en Mercedes, Corrientes. Kupalov, seudónimo del autor, critica una publicación firmada por Volapuk en el mismo periódico, en la cual se asocia al guaraní con aspectos desvalorizantes de diferente tipo. El texto presentado está construido con argumentaciones que van dando respuesta crítica a las tesis propuestas por Volapuk.

Puntualizamos algunos aspectos mencionados en el documento que caracterizan la situación sociolingüística de la época, y que consideramos similares a los que hemos formulado como rasgos del discurso de la prohibición del guaraní cien años más tarde en la etnografía “Entiendo pero no hablo” (Gandulfo 2007a): por un lado, la asociación del uso del guaraní con aspectos peyorativos hacia el hablante y la consideración de esta lengua como causa de las luchas sociales internas; por otro, el análisis de una situación educativa que muestra el disímil estatus de las lenguas en detrimento del guaraní respecto de las consideradas nacionales.

Inicio de página

Notas de la redacción

Fecha de recepción del original: 15/03/2015

Fecha de aceptación para publicación: 23/09/2015

Texto completo

Agradecimientos: a Alberto Rivera por su disposición a colaborar con nuestra investigación y por la escucha aguda de este artículo; a Olga Soto, Alberto Cele, Silvia Cubilla y María Yolanda Cubilla por la traducción al castellano de los textos en guaraní, y a Mariana Sottile por la traducción del resumen al inglés

1. Introducción1

  • 1 Las ideas centrales de este artículo fueron presentadas en el Grupo de Trabajo “Hablantes bilingües (...)

1En este artículo presentamos un artículo de 1906 sobre el guaraní que consideramos pertinente publicar en el marco de los estudios sobre los usos y significaciones del guaraní en la provincia de Corrientes. Hace diez años hemos propuesto, a partir de una investigación etnográfica, que el discurso de la prohibición del guaraní —en su dimensión tanto discursiva como pragmática— opera como una ideología lingüística organizadora de los usos y significaciones de las lenguas en el contexto de la provincia (Gandulfo 2007a y 2010).

2El interés por publicar este documento radica en el aporte que supone para la línea de investigación que venimos desarrollando en vistas a considerar procesos de larga duración respecto de la operación y constitución de ideologías lingüísticas en la provincia, así como la posibilidad de comprender procesos que pudieron haber contribuido a la configuración de la situación sociolingüística actual. Por lo tanto, a partir de este documento se podrían reconstruir aspectos en tensión de un discurso de la prohibición del guaraní operando a principios del siglo XX.

  • 2 Proyecto de Investigación: “La constitución del discurso de la prohibición del guaraní en Corriente (...)

3El documento fue encontrando en el marco de un estudio que se planteó el relevamiento de fuentes documentales en castellano o guaraní sobre usos y significaciones del guaraní en Corrientes, desde la expulsión de los jesuitas hasta la actualidad2. Esta recolección fue un primer paso para la conformación de un corpus documental en vistas a realizar estudios de procesos de larga duración sobre usos, significaciones, invisibilización y transmisión del guaraní en Corrientes.

4En términos generales, seguimos la noción de ideologías lingüísticas entendidas como mediatizadoras de la relación entre las formas de habla y la estructura social; por ejemplo, los usos de una determinada lengua en una situación específica o adecuada y las ideas y percepciones acerca de por qué debieran realizarse estos usos y no otros en determinados ámbitos y situaciones (Woolard 1998). Si consideramos las ideologías lingüísticas como “ideas autoevidentes y objetivos que un grupo posee acerca de los roles del lenguaje en la experiencia social de los miembros que contribuyen a la expresión del grupo” (Heath 1977 en Woolard & Schieffelin 1994, p. 57), podemos entonces concebir las tensiones inherentes a dichas ideologías ya que expresan las ideas o significaciones de diferentes grupos sociales en relación y/o confrontación. Por lo tanto, uno de los rasgos del discurso de la prohibición del guaraní es que contiene la tensión entre la prohibición de uso, la invisibilización de los guaraní hablantes y los procesos de transmisión y matenimiento de la lengua nativa.

2. Documento: “El Guaraní. A Volapuk de ‘El Progreso’ ”

2.1. Ubicación del documento y autores

5Presentamos el documento titulado “El Guaraní. A Volapuk de ‘El Progreso’ ” publicado originalmente el 16 de mayo de 1906 en el periódico El Progreso editado en la ciudad de Mercedes, Corrientes. Se trata de una respuesta crítica a dos artículos de opinión publicados en el mismo diario. El documento es una transcripción publicada en la “Guía Jeneral de la Provincia de Corrientes correspondiente al año de 1910” de Pedro Benjamín Serrano (1910), categorizado dentro del compendio como una “Monografía”. El documento publicado en la última obra de Serrano está firmado por Kupalov, un seudónimo que irónicamente es el reverso de Volapuk, quien también bajo un alias firmó su nota en el mismo periódico.

6Encontramos un ejemplar de la “Guía Jeneral” en el Archivo General de la Provincia de Corrientes, y otro ejemplar de la “Guía” en la biblioteca personal del archivista Alberto Rivera, también en la ciudad de Corrientes. Hemos realizado un registro fotográfico del documento y de otras secciones de la “Guía” en vistas a conformar el corpus de documentos que mencionamos antes. Asimismo, hemos intentando ubicar el ejemplar del periódico El Progreso donde fuera publicado originalmente el documento presentado, pero no se encontraba ni en el Archivo de la Provincia, ni en las bibliotecas públicas de la ciudad de Mercedes. Es posible que la publicación del documento en la “Guía” sea la única que pueda ubicarse actualmente.

7La “Guía Jeneral” de Serrano de 1910, así llamada comúnmente, es su última obra y la tercera de estas características. La primera “Guía” es de 1901 y la segunda de 1904. En ellas se pueden observar todo tipo de textos en cuanto a formatos y contenidos. Siguiendo a Tamayo (1976) mencionamos algunos aspectos de la vida de Serrano, quien nace en 1865 en San Roque, Corrientes, donde cursa la escuela primaria. Luego se traslada a la capital de la provincia donde estudia mediante una beca ganada por mérito en el colegio nacional y se recibe de maestro. Se inicia conjuntamente en la práctica docente así como en la periodística. Publica desde muy joven —1883— 109 ejemplares entre libros, folletos, monografías y artículos, también dirige cuatro publicaciones. Participa en diversas fundaciones de instituciones escolares, en organizaciones de diferente tipo y también en la vida política siendo parte del consejo de educación, concejal de la municipalidad y también diputado provincial. Fallece en 1910, a los 45 años, debido a la peste bubónica (Tamayo 1976).

8Este tipo de compendio responde en cierta medida a las ideas de progreso y de nación de la época en el sentido de la suma y variedad de aspectos que se engloban en dicha “Guía” al modo enciclopédico mostrando cierta unidad. La figura de Serrano también da muestra de cierta erudición o élite intelectual de la época, en el sentido de su formación, sus escritos y la variedad de organizaciones educativas, culturales y políticas en las que participó activamente. La publicación de la tercer “Guía” se realiza en “Homenaje al primer centenario de la independencia”. A modo de presentación la “Guía” se inicia explicitando su objetivo:

9Venimos a ofrecer la ofrenda de nuestro pensamiento y de nuestro corazón, con la síntesis descriptiva de este pedazo de suelo, contenida en las pájinas de un libro, destinado a presentar al país los elementos materiales de su vitalidad i las fuerzas orgánicas que desenvuelven é impulsan sus instituciones (Serrano 1910, p. 5).

  • 3 Volapük es la nominación de esta lengua artificial, Sarmiento en su texto sobre esta lengua la cita (...)

10Volapuk firma bajo un seudónimo el artículo que se critica en el documento. Lo cual resulta sugerente, considerando que volapük3 es una lengua artificialmente creada por un alemán en 1880 con pretensiones de universalidad. Firmar con dicho seudónimo podría ser entendida como una toma de posición en sí misma respecto de esta cuestión. De algún modo lo que se necesitaría es una lengua universal que permita el intercambio general y no lenguas acotadas a contextos locales o regionales, sobre todo cuando en la época primaba la idea de la necesidad de una lengua nacional en pro de la constitución del Estado-nación.

11Sarmiento escribió un breve artículo en el año 1886 donde reflexiona acerca de la posibilidad de la invención de una lengua universal como el volapük, y plantea que no sería necesario ya que de hecho el inglés funcionaría como una lengua universal. Fundamenta esta cuestión a partir de la idea de que “la duración de las lenguas depende de las instituciones de gobierno” (Sarmiento 1953 [1886], p. 329). Por tanto, va considerando diferentes ejemplos como el francés, alemán, italiano y menciona lo siguiente respecto del español explicitando el lugar que ocuparían lenguas como el quichua o el guaraní:

…si los gobiernos americanos han de acabar por ser los de ejércitos acuartelados en ciudades y aventureros audaces como se va generalizando, acabará por pasar a dialecto, o lengua servil, como el quichua y el guaraní (Sarmiento [1886] 1953, p. 329).

12La discusión sobre las lenguas en esa época estaba centrada en lo que se llamó “la querella de la lengua”, en donde el centro de la discusión era la lengua nacional o argentina (Ennis 2008). Por tanto, el castellano estaba en foco y su parámetro de alteridad estaba puesto en España y en la necesidad de construir una idea de lengua que se correspondiera con una nación. El volapuk abrevaba en la tradición de la creación de lenguas artificiales, aunque sin embargo a fines del siglo XIX se consideró que estas creaciones debían orientarse a ser lenguas que pudieran ser habladas (como el esperanto). Se concibe por tanto al volapuk para el intercambio oral; es una lengua artificial considerada como un “sistema a posteriori” pues “se trata de una lengua con base en las naturales, de las que predominan las raíces inglesas, y, en menor número, alemanas (con aportación del francés, italiano y español) (Calero Vaquero 2012, p. 31).” Sin embargo, como fue puesto en evidencia con el tiempo, estos intentos de lenguas artificiales fracasaron, aunque podemos decir que las ideologías lingüísticas de base persistieron con argumentaciones similares a las propuestas por Sarmiento.

13Por otro lado, Kupalov, quien firma el documento presentado al invertir el seudónimo del autor criticado, anuncia no solo el tono irónico en el que plantea su respuesta, sino también la aguda crítica a lo propuesto por Volapuk. Si bien no hemos podido establecer quiénes eran estos autores, Kupalov va explicitando ciertos aspectos de sí mismo como alguien que es “chacarero i estanciero” y que en sus tiempos libres le “gusta la gaceta”. Se dedica al trabajo “físico” y también “intelectual”. Muestra que es un gran lector de periódicos así como de autores —citados en el documento— sobre cuestiones filosóficas, lingüísticas, políticas.

14Kupalov es bilingüe, lee y escribe en castellano y guaraní. Al inicio menciona a los hablantes de guaraní como quiénes “hablan su lengua” sin identificarse como tal. Avanzado el texto plantea: “Fíjese lo que dejo escrito, en guaraní, en varias partes de esta publicación… (Kupalov 1910 [1906], p. 178)”. Al finalizar se identifica como quién habla “siempre su lengua” y como de “la raza guaraní”. Por tanto, Kupalov parece ser alguien de la élite de Corrientes de principios de siglo XX propietario de estancia y con formación intelectual capaz de dar este tipo de debates y discusiones con fundamentos y bases en autores de fines del siglo XIX.

15Consideramos entonces que ambos autores pertenecen a la élite correntina, los seudónimos que eligen ya expresan la tensión que caracteriza un rasgo central del discurso de la prohibición del guaraní: la desvalorización que conlleva el uso del guaraní y la justificación de la prohibición en sus diferentes modos de producirse (Gandulfo 2010); así como el uso y la defensa abierta del guaraní que promueve su mantenimiento.

2.2. Descripción del contenido del documento

16El documento es un ensayo periodístico que pretende dar respuesta a dos artículos sobre el guaraní que fueron publicados precedentemente en el mismo periódico El Progreso, una transcripción de La Patria de Asunción del Paraguay, y la otra una nota de Volapuk de Corrientes. Según Kupalov, la primera es una “laudatoria” a la lengua guaraní, mientras que la segunda “una filípica descomunal (…) también a la raza guaranítica” (Kupalov 1910 [1906], p. 176). La estructura del artículo irá exponiendo las tesis planteadas por Volapuk con la correspondiente contraargumentación que va respondiendo una a una sus ideas.

17La primera tesis de Volapuk es la asociación de las luchas internas del Paraguay y las tiranías con el uso del guaraní por parte de la población. El autor responde argumentando con una serie de ejemplos de otros países donde se hablan otras lenguas y también hay luchas internas y tiranías. Plantea cómo estas cuestiones deben estar explicadas a partir de acontecimientos políticos, económicos y sociales, y no por el uso o no de una determinada lengua.

18En segundo lugar atribuye a la raza guaraní características despectivas como que “no tiene bríos”, “ni gentileza”, “ni altivez”. En este sentido la respuesta de Kupalov se organiza en función de mencionar todos los héroes y mártires de la raza guaraní señalando que ellos han dado su vida en las batallas “por la bondad de las instituciones i la felicidad de la patria” (Kupalov 1910 [1906], p. 178). Asimismo el autor se vale de un planteo realizado por Mitre en 1878 en el documento “Ayerecó Cuahá Catú” en el cual se reafirman las características heroicas del pueblo correntino a favor de la libertad de la nación argentina.

(…) si esta grande historia no se ha escrito todavía ni en lengua guaraní ni en castellano, todos pueden dar testimonio de su verdad y reivindicar para sí esta gloria fúnebre y protestar en altas voces, que si algunos o muchos de los muertos en aquella infausta jornada hablaban guaraní, ellos más que ninguno merecieron el honor de ser llamados argentinos, porque ellos fueron los únicos que se ofrecieron en holocausto de su patria, dando a sus hermanos, al tiempo de morir, la señal atrevida de la redención. Desde entonces la provincia de Corrientes, el nombre del gobernador y mártir Berón de Astrada y la jornada de Pago Largo, ocupan la página más memorable, más glorio­sa y más triste de la historia de la libertad argentina (Mitre 1938 [1878], p. 276) (el resaltado nos pertenece).

19En tercer lugar, Volapuk plantea una serie de rasgos de la lengua guaraní como “lengua de salvajes”, “inepta e inculta”, “causa del atraso de los correntinos”, con un “vocabulario onomatopéyico”. Es interesante la respuesta de Kupalov a este punto ya que lo hace argumentando con explicaciones sociolingüísticas, como por ejemplo, que las palabras nombran las cosas, elementos y utensilios que se usan efectivamente en una determinada época y que no se pueden mencionar si “aún no existen”. También que las lenguas cambian con el tiempo, y sin llamarlo de este modo, cambian necesariamente por el contacto de lenguas. A su vez, valora positivamente estos procesos de cambio y de mezcla de códigos lingüísticos, así como el desarrollo y enriquecimiento que estos suponen para las lenguas.

20En este punto, argumenta explicitando el uso que él hace del guaraní a lo largo de su escrito y el rico vocabulario que utiliza. Cabe señalar que en ningún momento traduce al castellano lo escrito en guaraní. Desde nuestro punto de vista este tipo de producción textual, por el modo en que usa las lenguas, adquiere también un carácter performativo. Con su publicación se pretende mostrar que el guaraní puede ser usado para un texto que será comprendido por lectores que se suponen bilingües.

21Kupalov retoma los tres puntos hasta aquí mencionados señalando que la idea de progreso planteado no se define por la lengua que se habla. Con este objetivo vuelve a mencionar el ejemplo del Paraguay y los hechos políticos, económicos y sociales que explicarían o el progreso o retroceso del país. Toma también el ejemplo de Argentina al señalar que el guaraní no es un idioma nacional, y que aun así los argentinos han tenido luchas internas diversas que no podrían entonces atribuirse al uso del guaraní. Inclusive, según él, Corrientes estaría más adelantada que otras provincias en donde no se habla el guaraní.

22A continuación refiere a cuestiones educativas que nos interesan de manera particular en este intento de advertir aspectos que reaparecen a principios del siglo XXI. Kupalov señala que no puede comprender cómo Volapuk dice que valora el aprendizaje de idiomas, y por lo tanto se pregunta “¿por qué protesta contra el guaraní, lo ataca con tanto furor, i pide que no se hable, menos que se aprenda la lengua?” (Kupalov 1910 [1906], p. 177). Luego comenta que en el Paraguay alguna maestra “salió diciendo (…) el guaraní es una dificultad para la enseñanza, porque los alumnos no entienden el español i no pueden comprender, por consiguiente, las explicaciones del maestro” (Kupalov 1910 [1906], p. 177). A partir de esta cuestión argumenta que la ineptitud estaría en el maestro que no comprende la situación y no en la lengua guaraní tal como se manifiesta.

23Para cerrar su artículo y con ello sus argumentaciones, retoma el hecho de que la Asamblea General Constituyente del año 1813 ordenó que se tradujera al guaraní y a otras lenguas el decreto de la Junta Provisional Gubernativa de 1811. El mismo determinaba la abolición de las encomiendas, mita y yanaconazgo, “declarando que [los indios] eran libres i con iguales derechos á los demás ciudadanos de las Provincias Unidas” (Kupalov 1910 [1906], p. 180). Entendemos que pretende concluir el texto con lo que podría ser una síntesis de sus planteos, la igualdad de derechos de toda la población, incluida la guaraní hablante.

  • 4 La traducción al castellano que está entre corchetes es nuestra y no figura en el documento origina (...)

24Finalmente y recién en el momento de la despedida, Kupalov explicita su pertenencia a la raza y lengua guaraní, sin renunciar a la ironía que recorrió todo el texto, cierra del mismo modo que inició el artículo: “Chereyá tungusú taqué”. [Dejame pulga, voy a dormir4.] (Kupalov 1910 [1906], p. 180).

2.3. Contextualización del documento

25Intentamos situar el documento en el contexto de la situación educativa, sociolingüística y de los debates en torno a las lenguas a principios del siglo XX, en vistas a identificar algunos rasgos de lo que se podría caracterizar como el discurso de la prohibición del guaraní.

26En primer lugar, hacemos un breve recorrido por la legislación y aspectos de la situación educativa de la época en la provincia. Corrientes es la primera provincia Argentina en tener una Ley de Educación sancionada en el año 1853. Luego en el año 1875 se promulga una segunda ley que mantendría los principios sancionados en la primera: gratuidad, universalidad de la enseñanza, igualdad de educación para ambos sexos y formación específica del magisterio. Son los mismos principios que se formulan en la Ley 1420 sancionada en 1884, tres décadas más tarde (De Gabardini 1986 en Deniri et al. 2004). Dicha ley nacional fue referencia para todas las provincias pues consideraron que fijaba los rumbos fundamentales de la educación. Es así como en 1886 se promulga una nueva Ley de Educación Común en Corrientes con muy pocas variaciones respecto de la nacional (Deniri et al. 2004).

27Un cambio importante para la educación correntina fue la irrupción del pensamiento positivista en la provincia entre los años 1894 y 1901 aproximadamente (De Gabardini 1995, p. 6). En términos de Gómez (1935) este período se considera como "la edad de oro de la escuela correntina". Según el historiador, las figuras más representativas de la reforma educativa desarrollada en estos años son las del Dr. Alfredo Ferreira y el Prof. Ángel Bassi.

28En 1893 Ferreira se hace cargo de la presidencia del Consejo Superior de Educación, y al año siguiente entra en vigencia su reforma educacional, que promovía una educación positiva, experimental y de actualidad, fomentando el ejercicio de una libertad responsable tanto de los maestros como de los alumnos, instrumentalizada mediante un plan de enseñanza integral y racional (De Gabardini 1995, p. 10). Un aspecto a destacar de su gestión es que se triplicó la matrícula escolar en tres años (Deniri et al. 2004, pp. 106-108).

29Nuevamente, en 1898 se sancionaron un conjunto de iniciativas para formular un nuevo plan de estudios destinado a las escuelas infantiles, rurales y auxiliares. En 1897 Ferreira había sido nombrado Ministro de Hacienda e Instrucción pública, y su sucesor en la presidencia del Consejo Superior de Educación fue el Profesor Ángel Bassi, quien seguiría la misma línea de trabajo pedagógico. Para Bassi las escuelas infantiles constituían “la llave de oro de la educación común”, siendo estas las que estaban en los suburbios de los pueblos y en las zonas rurales, donde la estadística comprobaba que los niños eran retirados tempranamente de las aulas, cuando eran “los más necesitados de nociones, aptitudes y hábitos de trabajo” (Gómez 1935, pp. 152).

  • 5 También en 1901 se publica la primera “Guía Jeneral de la Provincia de Corrientes” de Serrano con p (...)

30Entre las innovaciones que introduce Bassi está la propuesta de inscripción de niños en edad escolar a domicilio y la implementación del horario alterno que permitía hacer funcionar dos y tres escuelas en un mismo edificio. Cuando Bassi inició su gestión sólo existían en la provincia diez escuelas con horario alterno. Para 1899 funcionaron de este modo treinta y siete escuelas, atendiendo alrededor de 7897 alumnos, que en caso contrario solo habrían sido 3418 niños (Gómez 1935, pp. 151-159). Las reformas, si bien tienen un importante componente pedagógico y curricular, sin dudas, buscan el aumento de la escolarización de la población, sobre todo de las zonas menos urbanizadas. En 1901 se sanciona la Ley de Instrucción Primaria, que da continuidad a los principios de las precedentes, sin embargo se introducen enunciados con relación a los mecanismos de financiamiento de las escuelas5.

31En 1905, un año antes de la publicación del documento presentado aquí, se sanciona la Ley Láinez Nº4874 que determina la instalación de escuelas nacionales en las provincias. Dichas escuelas quedan bajo la supervisión de un ente federal como el Consejo Nacional de Educación. A través de esta ley la Nación se hace cargo y construye las escuelas que la provincia no está en condiciones de instalar (Deniri et al. 2004, pp. 124-126).

32Es fundamental señalar que en ninguna de las normativas, ni en las experiencias relacionadas a las reformas e innovaciones educativas comentadas, se hace mención alguna sobre el guaraní como lengua nativa de la población escolar. Según algunos testimonios recogidos en situación de entrevista, las escuelas llamadas Láinez, que tenían solo de primer a cuarto grado, estaban enfocadas a la alfabetización en castellano en zonas rurales donde la intervención educativa de la provincia no había podido llegar hasta ese momento. Uno de los testimonios las caracteriza como escuelas “sarmientinas” aludiendo al hecho de que a los niños formados en ellas les “metían la idea en la cabeza de que el guaraní era horrible”. Estos niños formados en las escuelas Láinez fueron luego los maestros del entrevistado en la década del 40, maestros que tampoco permitían hablar en guaraní a sus alumnos en las aulas.

(…) en primer grado (…) infantil nos dejaban hablar pero en el superior ya comenzaban los problemas, cuando terminábamos el primer grado superior, que vendría a ser segundo grado ahora, ya directamente no podíamos pronunciar más ni una palabra guaraní y si nos escuchaban nos ponían en plantón debajo de la campana (Entrevistado adulto mayor nacido en Itatí, Corrientes, testimonio del 2012).

33Para identificar algunos aspectos de la situación sociolingüística de principios de siglo XX nos ha sido difícil encontrar fuentes documentales de la época que nos permitan tal caracterización, más allá del documento presentado del cual se infiere la existencia de una élite que era bilingüe y alfabetizada en ambas lenguas, como Kupalov y sus posibles lectores. Sin embargo, podemos citar un fragmento del joven Ambrosetti que a los veinte años viaja por primera vez a la región del litoral y deja consignado el uso del guaraní que ha escuchado en el mercado y en las calles de Corrientes y Goya en el año 1885:

Donde observé animación fue en el mercado [de la ciudad de Corrientes]: allí el pintoresco guaraní hablado por un sinnúmero de mujeres vendiendo chipá, velas de sebo, chicharrones, naranjas, cigarros, carne, maíz, etc., cada una delante de un banquito o montón de mercaderías colocadas en el suelo, ofreciéndolas gritando, discutiendo con sus parroquianas que sostenían en la cabeza un enorme canasto de paja, equilibrándolo con movimientos suaves del cuerpo, que hacían mecer con vagas ondulaciones sus talles graciosos y sus caderas amplias, señaladas por la pretina de las enaguas, cuya blancura contrastaba con el color trigueño de los brazos y caras, y envueltas en el humo azulado de sus grandes cigarros de hoja en forma de campana, que llevaban a un lado de la boca. En los rincones algunas indias sucias y desgreñadas vendían también sus mezquinos productos; mudas como estatuas de bronce humano, que bien podían representar la miseria en su más viva expresión. (…) Aturdido, salí sin haber entendido ni jota de lo que decían y empecé a recorrer las iglesias, en las que encontré nada de particular (Ambrosetti 1963[1893], p. 45).

Goya es un lunar en Corrientes; si no se oyera hablar guaraní en sus calles, se creería estar en alguna ciudad de Entre Ríos o Santa Fe. Su edificación moderna, sus casas blanqueadas desprovistas de corredores, su comercio activo e importante, todo en fin, le da un aspecto especial y propio. Corrientes es una ciudad política, Goya es comercial, los extremos opuestos (Ambrosetti 1963[1893], p. 49) (el resaltado nos pertenece).

34Asimismo hemos ido recogiendo algunos pocos testimonios de inmigrantes que al instalarse en la provincia debieron aprender “el guaraní antes que el castellano”. En el caso de un inmigrante libanés llegado a Goya alrededor de 1910, su nieto recuerda que con la necesidad de desempeñarse como comerciante ambulante, su abuelo debió aprender el guaraní en pos de poder comerciar. Según él: “el guaraní era una necesidad imperiosa”.

Mi abuelo paterno es libanés. Y mi abuela de Siria. (…) Y ellos vinieron y en el contingente que venían que teóricamente parece ser que venían para ir a Misiones, porque en Corrientes en esa época no aceptaban inmigrantes, pero en la zona de Santa Lucía ya estaba una hermana de mi abuelo. (…) en 1910 más o menos, aproximadamente, porque él vino casi con veinte años. (…) Y él de Santa Lucía viene hacia Caá Catí. (…) yo creería que fue para 1919 más o menos porque forma una sociedad después con otro, con un turco, un paisano digamos, era árabe (…) ellos salían con otro tío, a vender baratijas, peine, peineta y a hacer mejor dicho la venta ambulante (…) Entonces, en el contacto directo con la gente, de campo fundamentalmente, la mayoría hablaba en guaraní. Entonces ellos, por el tema de la fonética, según lo que me contaba mi abuelo, le era mucho más fácil el guaraní que el castellano, aparte de que era una necesidad también para ellos para poder comunicarse con la gente de campo. (…) ellos que venían con su lengua madre árabe y un francés bastante bien hablado porque estuvieron una temporada en Francia… pero la necesidad imperiosa era el guaraní (Entrevistado adulto nacido en Caa Catí, testimonio del 2015) (el resaltado nos pertenece).

  • 6 Para profundizar en los aspectos referidos a este debate de fines de S/XIX y principios del S/XX en (...)

35Señalamos por último alguno de los aspectos de las discusiones o debates sobre las lenguas en la época en que se sitúa el documento. Los estudios marcan que la discusión en la época estaba centrada en el español que se hablaba en Argentina, tal como mencionamos la llamada “querella de la lengua” (Alfón 2013). En directa coherencia con la preocupación por la construcción del Estado-nación, los debates se centraban en la pureza o no del español, en la idea de identificar ciertos aspectos propios de la lengua argentina, etc. El parámetro de interlocución o marco de comparación estaba puesto en el español de España y la Real Academia Española6.

36Respecto de las lenguas indígenas debemos enmarcarlas en el debate sobre la asimilación o integración paulatina de los pueblos indígenas a la nación versus las perspectivas rupturistas. Discusión que queda saldada con la decisión política de la Conquista del Desierto (1878-1885), cuestión que marcó un antes y después en el modo en que los pueblos indígenas o nativos se concebían en articulación con el Estado-nación. En este contexto las lenguas indígenas en sí mismas no estaban en el centro del debate, solo se consideran tangencialmente en lo que podían aparecer en el castellano como “indigenismos” considerados préstamos o interferencias en el castellano, que debía poder cumplir la función de sostener la nación argentina. Sin embargo, los indigenismos también cobraron relevancia y según Lauria (2011):

(…) fueron fundamentalmente considerados como objetos de gran valor, de una valía preciosa y preciada debido a su condición de ser rastros de lenguas o bien muertas o bien en vías de extinción y poco estudiadas, es decir, pasaron a ser tratadas como piezas de museos (reliquias) que se debían reunir, coleccionar y conservar (Lauria 2011, pp. 128-129).

37Este brevísimo recorrido da solo algunas pistas para contextualizar este documento de 1906. Por un lado, y retomando el panorama de la educación en la provincia, se evidencia la omisión sistemática de los niños hablantes de guaraní que poblarían aquellas primeras escuelas correntinas en esa época. Como contracara, algunas pistas muestran la efectiva existencia de hablantes de guaraní, tanto en las élites correntinas como entre comerciantes inmigrantes y en el mercado, pobladores en las ciudades y en las zonas rurales. Por tanto, se infiere que en el ámbito educativo se produce una operación ideológica y pragmática de invisibilización de uno de los rasgos de esta población a la cual se pretendía escolarizar y alfabetizar en castellano. Sin dudas, se trataba de una educación con fines de constitución subjetiva de ciudadanía nacional, cuestión ampliamente desarrollada por las ciencias sociales, pero nos queda la pregunta acerca de la función ideológica de la explicitación por parte de Kupalov de una defensa del guaraní y de sus hablantes en ese marco socio histórico.

38Finalmente, considerando estos debates sobre las lenguas, el documento presenta una discusión poco habitual o directamente inexistente en los ámbitos nacionales respecto de las lenguas indígenas. En este sentido, cobra una relevancia especial en orden a poner en evidencia la existencia de otros debates locales o regionales sobre las lenguas nativas, en este caso el guaraní en Corrientes, que en principio no se articularían con los debates considerados nacionales o que difícilmente entrarían en discusión con las preocupaciones planteadas desde Buenos Aires.

3. El “discurso de la prohibición del guaraní” en los inicios del siglo XX y XXI

39El documento presentado expresa rasgos similares contenidos en el discurso de la prohibición del guaraní que hemos formulado a partir de la etnografía “Entiendo pero no hablo” (Gandulfo 2007a) a principios del siglo XXI. Podríamos pensar este documento como un antecedente de dicho discurso, en el sentido de reconstruir las pistas posibles que nos permitan comprender sobre qué bases o sedimentos ideológicos se configuró la situación sociolingüística actual. Si bien el contexto sociolingüístico de principios del siglo XX es otro, es útil identificar rasgos de ideologías lingüísticas que pueden constituirse con elementos reapropiados y resignificados en otros contextos socio históricos como el actual.

40Ahora bien, dos grandes cuestiones muestran las similitudes en los rasgos del discurso de la prohibición y quizás la identificación de raíces ideológicas que se retoman o reaparecen a principio del siglo XXI respecto de los usos y significaciones del guaraní. En nuestro trabajo etnográfico hemos descripto una situación sociolingüística que entra en resonancia con la que presenta Kupalov a principios del siglo XX. Por un lado, la vinculación de los guaraní hablantes con aspectos desvalorizantes asignados a las personas por el hecho de hablar guaraní; y por otro, las prácticas de omisión, ocultamiento y/o invisibilización de los hablantes de guaraní en ámbitos educativos.

41En primer lugar, un aspecto que aparece claramente en el documento es el establecimiento de la correspondencia entre un idioma y un pueblo, delimitados claramente (Herder 2000 [1784-1791]). Idea vigente y funcional a la construcción de los Estados-nación, donde se ancla lo planteado antes respecto de la querella de la lengua en la Argentina. Asimismo se discute respecto de la asociación de la lengua y/o raza guaraní con diferentes adjetivos descalificativos planteándose que eso sería la causa del atraso o de las luchas sociales internas. Lo cual podría leerse, a su vez, como una acción contraria a la constitución de los Estados nacionales que suponen como condición la construcción de homogeneidad en una población altamente diversa y desigual. Si bien Kupalov responde una a una estas cuestiones, es significativo que la forma en que Volapuk percibe al guaraní o a sus hablantes sea vigente a principios del siglo XXI, paradójicamente en un contexto de desestructuración o puesta en crisis de los Estados.

42En nuestra investigación etnográfica hemos identificado diferentes modos en que los guaraní hablantes se perciben a sí mismos, como por ejemplo: el que habla guaraní “puede pasar vergüenza”, o creerse “bruto” por no haber podido alfabetizarse en castellano, por ser hablante de guaraní, por “tener la lengua dura”, o “hablar mal castellano”. También hemos señalado que en gran medida estos aspectos los hemos observado de manera internalizada en los hablantes al autoexigirse no hablar en guaraní en situaciones consideradas inadecuadas, como en espacios públicos, la escuela, los adultos dirigiéndose a los niños o a los maestros, etc. También prohibir explícitamente a los niños hablar guaraní en la escuela o en la ciudad (refiriéndose a la capital de Corrientes).

43En este mismo sentido se asocia el déficit de hablar un “buen castellano” —que marcaría a quien es guaraní hablante— a la imposibilidad de progreso, ascenso económico o social. Este argumento lo hemos identificado en nuestro trabajo de campo, expresando el deseo, por parte de la generación de los padres actuales, de que sus niños aprendan un “buen castellano” con las consecuencias que se supone que esto posibilitaría. Y para lograrlo, entonces, es necesario que no hablen guaraní.

44En segundo lugar, poniendo en foco las prácticas en ámbitos educativos, para Kupalov es evidente que los niños no pueden entender al maestro que habla castellano. Argumenta que esta cuestión no se comprende por ser la lengua guaraní la que está en juego; por tanto, usa como ejemplo la misma situación pero pensada desde una lengua considerada nacional y extranjera como el alemán.

45Lo que por allá salió diciendo una maestra ó maestro, de que en la campaña del Paraguai, el guaraní es una dificultad para la enseñanza, porque los alumnos no entienden el español i no pueden comprender, por consiguiente, las explicaciones del maestro, es simplemente una razón de Pero Grullo de los metidos en camisa de once varas; porque es natural, que si no saben el castellano ¿cómo van á entender las explicaciones? De suerte que, los verdaderos obstáculos para la enseñanza, son esos maestros como el mencionado, que pretenden enseñar en español á los que no entienden ese idioma. ¿No habrá pensado ese pedagogo, que primero debe enseñar á sus discípulos á hablar el castellano? ¡Si á cualquier prójimo se le ocurre esto, sin necesidad de tener en la mollera el sumum del saber pedagójico! Mucho aprenderían alumnos alemanes que solo supieran su idioma, metidos en una escuela [fin p. 179] la en que se enseñe en español! I si el maestro fuese el de la queja, diría que el alemán es un inconveniente para la enseñanza, porque sus discípulos no pueden entender sus explicaciones en castellano. ¡Cosas veredes, que farán fablar as pedras! ¿Dónde está la ineptitud? en la lengua guaraní, ó en los maestros como el referido? (Kupalov 1910 [1906], pp. 179-180).

46Es interesante observar en este fragmento cómo el autor intenta mostrar la equidad de las lenguas, tratando de que el lector pueda pensar y tal vez darse cuenta de lo que para Kupalov es una obviedad o una “razón de Pero Grullo”. Cien años después, partes del texto “Entiendo pero no hablo” (Gandulfo 2007a) podría parecer un parafraseo de esta cita.

47Hemos participado en situaciones similares a principios del siglo XXI en Corrientes, y también hemos argumentado en un sentido similar al de Kupalov. Esto nos hace pensar en la potencialidad de la formulación del discurso de la prohibición, en la vigencia de ciertos usos y significaciones del guaraní en las escuelas de principios del siglo XXI, y en el modo en que pueden buscarse posibles elementos o antecedentes ideológicos que podrían reaparecer en la situación sociolingüística actual.

48Marta, una maestra hablante de guaraní con quien trabajamos durante la investigación etnográfica referida, inició un proceso de hablar y usar el guaraní con los niños más pequeños en el aula (Gandulfo 2007b). En un encuentro de maestros en el año 2003 reflexionaba de este modo:

(. . .) los chicos que aún sabiendo el guaraní, niegan saberlo. Y a eso se me ha ocurrido llamarle: “las cicatrices de la represión al idioma guaraní” Yo fui una maestra represora del guaraní. Tengo en el primer grado a los hijos de mis alumnos de 7mo, a los que yo les prohibía hablar en guaraní. Y hoy, no quieren hablar en mi grado, y me dicen “señora mi papá no quiere que hable guaraní, porque si no me voy a quedar así”. Y así significa para ellos, sin saber leer y escribir (Marta Rodríguez, 17 de noviembre de 2003).

49Este testimonio muestra crudamente las tensiones del discurso de la prohibición del guaraní. Marta expresa en sí misma esta tensión, siendo una maestra que se considera “represora del guaraní” y a la vez intenta hablar en guaraní con sus actuales alumnos. En su trayectoria docente hace un giro; a partir de una revisión crítica de su práctica docente y de su biografía personal, decide usar el guaraní en el aula. Los mismos padres de los niños, a quiénes prohibió el uso del guaraní en el aula diez años antes cuando fueron sus alumnos, son deudores de esa prohibición. Pero a la vez y a pesar de la prohibición de algún modo han transmitido el guaraní a sus hijos. La tensión del discurso de la prohibición está presente en los mismos hablantes, ellos mismos fueron sujetos de la prohibición y a la vez de algún modo transmiten el guaraní.

50Retomando algunos datos de la etnografía ampliamos el panorama de esta situación educativa y de transmisión lingüística. Esta maestra es hablante de guaraní, lo prohibía en los principios de su carrera docente, aunque a su vez recuerda prácticas en que generaba la posibilitación del uso. Por ejemplo, cerraba la puerta del aula para que el director no escuchara a los niños hablando guaraní, se hacía la distraída o que no entendía el guaraní mientras los niños creían que se aprovechaban de la situación de que su maestra no entendería lo que ellos hablaban. Los papás que no quieren que sus hijos hablen guaraní en el aula fueron estos niños que hablaban creyendo que su maestra no entendía y los que quieren que sus hijos aprendan un “buen castellano”, por lo tanto consideran no debieran hablarles en guaraní para lograrlo. Sin embargo, esta maestra, estos padres y estos niños son bilingües a principios del siglo XXI.

4. Preguntas abiertas

51Este documento nos permite empezar a formular algunas preguntas significativas respecto de los procesos de transmisión del guaraní de larga duración. Si bien, en la etnografía habíamos identificado una serie de documentos que intentaban trazar un camino de constitución del discurso de la prohibición del guaraní, sabíamos que debíamos profundizar la búsqueda documental. La tarea de relevar fuentes documentales que hemos iniciado hace cuatro años nos va mostrando que la dificultad al acceso de los pocos materiales escritos en guaraní o sobre el guaraní podría ser leído como un indicador de disminución, no solo del uso del guaraní, sino también de la cantidad de hablantes en la provincia a lo largo del tiempo. Asimismo se podría concluir que el guaraní debiera haber desaparecido lentamente en la provincia. Pero desde hace más de diez años el trabajo de campo nos muestra la vigencia y vitalidad de la lengua guaraní al observar a niños pequeños guaraní hablantes. Niños con una rudimentaria competencia lingüística en castellano o monolingües guaraní al iniciar la escuela primaria y el nivel inicial, lo que evidencia a una comunidad de habla bilingüe con desarrollo lingüístico actual y futuro.

52En estos últimos años se han ido produciendo algunos cambios significativos, como la sanción de la Ley Nº 5598/04 que estableció al guaraní como “idioma oficial alternativo” en la provincia de Corrientes, cierta apertura respecto al modo de concebir la lengua y el conocimiento del guaraní, así como debates más habituales respecto de la inclusión o no del guaraní en el sistema educativo. Se observan más actividades de diferente tipo que tienen como objeto el guaraní, en las cuales se lo considera positivamente. Actualmente nos encontramos trabajando en el intento de identificar nuevos usos del guaraní, tanto escritos como orales; así como de registrar el proceso que llamamos de “habilitación” del uso del guaraní en espacios o ámbitos de uso, hasta el momento vedados.

53La situación sociolingüística de la época en que se sitúa el documento, así como los debates e ideas sobre las lenguas, nos lleva a plantear preguntas que insisten en ser pensadas. Si la situación sociolingüística a principios del siglo XX fuera como la que intentamos reconstruir ¿podría pensarse la tensión sobre los usos y significaciones del guaraní a partir de lo formulado en el discurso de la prohibición del guaraní en el siglo XXI? ¿Podrían concebirse las tensiones que se expresan en este documento como antecedentes que configurarían ideologías lingüísticas que, al tiempo que producen invisibilización sobre los hablantes de guaraní, muestran la vitalidad de la lengua? ¿En qué medida estas ideologías lingüísticas podrían, por un lado, haber tomado elementos de determinado contexto socio histórico, y ser reapropiados por el otro? ¿Cuál es la relación de estas ideologías respecto de los Estados nacionales en su momento de constitución y en momentos de reestructuración o crisis?

54Este documento nos permite ampliar la mirada, aquella que nos posibilita pensar los procesos de transmisión lingüística de larga duración, al encontrar similitudes de prácticas comunicativas y rasgos de ideologías lingüísticas en dos épocas disímiles en la misma provincia. Podemos de este modo empezar a formular preguntas que articulen diferentes niveles de análisis: las interacciones de habla, las prácticas en las organizaciones, las ideologías lingüísticas, las políticas públicas y el Estado. El texto de Kupalov podría pensarse como un hito o expresión de una época en el proceso de constitución, sedimentación y/o potencialidad de una ideología lingüística como el discurso de la prohibición del guaraní en Corrientes. Creemos que en la medida que podamos comprender mejor su constitución será posible, en todo caso, ponerlo en cuestión.

Fuentes

55Ambrosetti, J. B. (1963 [1893]). Los argentinos y su folklore. Viaje de un maturrango y otros relatos folklóricos. Buenos Aires: Ediciones Centurión. [Publicado originalmente como Bathatha, T (1893). Viaje de un maturrango. Buenos Aires: Peuser.]

56Kupalov (1910 [1906]). El Guaraní. A Volapuk de “El Progreso”. En P. Serrano, Guía Jeneral de la Provincia de Corrientes, correspondiente al año de 1910 (pp. 176-180). Corrientes: Tipografía, Encuadernación i Taller de rayado de Teodoro Heinecke. [Publicado originalmente en El Progreso: Mercedes, Corrientes. 16 de mayo de 1906.]

57Mitre, B. (1938 [1878]). “Ayereco Cuaha Catu” Una provincia guaraní. En H. Gómez (Comp.), La provincia de Corrientes. Ley N 732. Honrando al centenario de Pago Largo y la Epopeya por la libertad y la constitucionalidad. 1839-31 de marzo-1939. Literatura sobre Pago Largo (pp. 271-283). Corrientes: Imprenta del Estado. [Publicado originalmente en La Nación. Buenos Aires, 14 de julio de 1878.]

58Sarmiento, D. (1953 [1886]). El volapuck y el curso de lengua universal. En D. Sarmiento. Obras Completas de Sarmiento, Tomo XLVI: Páginas Literarias (pp. 326-330). Buenos Aires: Editorial Luz del Día. [Publicado originalmente en El Censor. Buenos Aires, 10 de junio de 1886.]

59Serrano, P. (1910). Guía Jeneral de la Provincia de Corrientes correspondiente al año de 1910. Corrientes: Tipografía, Encuadernación i Taller de rayado de Teodoro Heinecke.

Inicio de página

Bibliografía

Alfón, F. (2013). La querella de la lengua en Argentina: ensayo biográfico. La Plata: Editorial Universidad Nacional de La Plata

Calero Vaquero, M. L. (2012) .Proyecto de Lengua Universal. La contribución española, Estudios de Lingüística del Español, Vol 33.

De Gabardini, M. (1995). Revista “La Escuela Positiva”: (Corrientes 1895-1899): Introducción e Índices. Resistencia: Ed. Ediciones Culturales y Educativas del Chaco.

Deniri, J., Fernández, C. y Romero J. (2004). Historia Institucional de los Orígenes de Nuestra Educación. Corrientes: Moglia Ediciones.

Di Tullio, A. (2003). Políticas lingüísticas e inmigración. El caso argentino. Buenos Aires: Eudeba

Ennis, J. A. (2008). Decir la lengua. Debates ideológico-lingüísticos en Argentina desde 1837. Frankfurt am Main: Peter Lang.

Gandulfo, C. (2007a). Entiendo pero no hablo. El guaraní “acorrentinado” en una escuela rural: usos y significaciones. Buenos Aires: Antropofagia.

Gandulfo, C. (2007b). Un proceso de reflexividad compartido: el caso de una maestra bilingüe de una escuela rural en Corrientes, Argentina. En S. García y M. Paladino (Eds.), Educación escolar indígena. Investigaciones antropológicas en Brasil y Argentina (pp. 43-62). Buenos Aires: Antropofagia.

Gandulfo, C. (2010). ¿Dónde están las comunidades indígenas que hablan guaraní en Corrientes? Dos experiencias posibles de educación intercultural bilingüe para niños correntinos. En A. Serrudo y S. Hirsch (Comps.), La educación intercultural bilingüe en Argentina. Identidades, lenguas y protagonistas (pp. 297-320). Buenos Aires: Ed. Novedades Educativas.

Glozman, M. y Lauria, D. (2012). Voces y ecos. Una antología de los debates sobre la lengua nacional (Argentina 1900-2000). Buenos Aires: Editorial Cabiria.

Gómez, H. (1935). La Educación Común entre los Argentinos: 1810-1934. Corrientes: Imprenta del Estado.

Herder, J. (2000 [1784-1791]). Genio Nacional y Medio Ambiente. En A. Fernández Bravo (Comp.), La invención de la nación. Lecturas de la identidad de Herder a Homi Bhabha (pp. 27-52). Buenos Aires: Manantial.

Lauria, D. (2011). Apuntes para una historia de la producción lexicográfica monolingüe en la Argentina: etapas del proceso de diccionarización y modalidades diccionarísticas entre 1870 y 1910, Boletín de Filología, XLVI (1), 105-151.

Tamayo, J. (1976). Bibliografía de Don Pedro Benjamín Serrano, Revista de la Junta de Historia de Corrientes, 7, 129-146.

Woolard, K. (1998). Introduction. Language Ideology as a Field of Inquiry. En B. Schieffelin, K. Woolard y P. Kroskrity (Eds.), Language Ideologies. Practice and Theory (pp. 3-47). New York: Oxford University Press.

Inicio de página

Notas

1 Las ideas centrales de este artículo fueron presentadas en el Grupo de Trabajo “Hablantes bilingües: procesos de producción de bilingüismo, escenarios actuales y nuevos usos lingüísticos” en las Jornadas de Estudios Socio-Antropológicos “Leopoldo José Bartolomé”, Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, UNaM, Posadas, diciembre 2013.

2 Proyecto de Investigación: “La constitución del discurso de la prohibición del guaraní en Corrientes: genealogía a partir de fuentes documentales” PI Nº H010-11. Período 01/01/12 a 31/12/13. Ciencia y Técnica, UNNE. Resolución Nº 152/12 C.S.

3 Volapük es la nominación de esta lengua artificial, Sarmiento en su texto sobre esta lengua la cita como Volapuck (Sarmiento [1886] 1953, p. 326).

4 La traducción al castellano que está entre corchetes es nuestra y no figura en el documento original.

5 También en 1901 se publica la primera “Guía Jeneral de la Provincia de Corrientes” de Serrano con prólogo del Dr. J. Alfredo Ferreira; en este sentido Serrano podría pensarse alineado a estas corrientes reformistas en la educación correntina.

6 Para profundizar en los aspectos referidos a este debate de fines de S/XIX y principios del S/XX en la Argentina ver: Di Tullio (2003), Ennis (2008), Alfón (2013) y Grosman & Lauria (2012).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Carolina Gandulfo y Tamara Alegre, « El discurso de la prohibición del guaraní: ¿cien años de continuidad? », Corpus [En línea], Vol 5, No 2 | 2015, Publicado el 28 diciembre 2015, consultado el 22 agosto 2017. URL : http://corpusarchivos.revues.org/1438 ; DOI : 10.4000/corpusarchivos.1438

Inicio de página

Autores

Carolina Gandulfo

Universidad Nacional del Nordeste e Instituto Superior San José, Argentina

Correo electrónico: carogandulfo@gmail.com

Tamara Alegre

Universidad Nacional del Nordeste, Argentina

Correo electrónico: alegretamara@outlook.com

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons: Atribución-NoComercial 2.5 Argentina (CC BY-NC 2.5 AR)

Inicio de página
  • Logo Logo de la revista
  • Logo CONICET Mendoza
  • Revues.org