Navegación – Mapa del sitio
Notas, Entrevistas, y Reseñas

Mongeleluchi Zungu. Los textos araucanos documentados por Roberto Lehmann-Nitsche. Marisa Malvestitti

Berlin, Ibero-Amerikanisches Institut PreuBischer Kulturbesitz / Gebr. Mann Verlag, 2011; 326 pp. ISBN 978-3-7861-2663-8
Ingrid de Jong
Referencia(s):

Mongeleluchi Zungu. Los textos araucanos documentados por Roberto Lehmann-Nitsche. Marisa Malvestitti. Berlin, Ibero-Amerikanisches Institut PreuBischer Kulturbesitz / Gebr. Mann Verlag, 2011; 326 pp. ISBN 978-3-7861-2663-8

Texto completo

1En la Argentina de fines del siglo XIX y principios del XX, cuando la expansión estatal sobre los territorios y poblaciones indígenas de la Pampa, la Patagonia y el Chaco se había concretado, el interés por el estudio de las lenguas indígenas crecía en paralelo a la influencia de nuevos enfoques que, desde Alemania, Francia y Estados Unidos, estaban renovando la metodología de los relevamientos y análisis de las lenguas vernáculas del continente americano. Una revalorización de los antiguos materiales producidos en el marco de la doctrina misionera en América se traducía en la publicación de vocabularios, catecismos y gramáticas que hasta el momento habían permanecido olvidados en los archivos y bibliotecas. Pero al mismo tiempo, aumentaba la preocupación por registrar materiales originales de lenguas vistas ahora como en proceso de extinción o de contaminación, buscando mayor rigurosidad y estandarización en las tareas de recopilación, atendiendo a la distinción de variaciones fonéticas y a las condiciones de obtención de los registros. La centralidad de los grandes esquemas clasificatorios cedía lugar al interés por abarcar las variantes discursivas, establecer sus vinculaciones genéticas y reconstruir los caminos de difusión de los rasgos lingüísticos. Algunos investigadores de la época, como Samuel Lafone Quevedo, Félix Outes y Roberto Lehmann-Nitsche protagonizaron este interés por desarrollar el estudio de las “lenguas argentinas” e instalar este campo de estudios en la agenda académica nacional.

2En Mongeleluchi Zungu. Los textos araucanos documentados por Roberto Lehmann-Nitsche Marisa Malvestitti nos ofrece la posibilidad de acceder a un conjunto de materiales ligados a estos temas de investigación en la Argentina del cambio de siglo. Se trata de un conjunto de textos en mapudungun registrados por Lehmann-Nitsche entre 1899 y 1926, que en su mayor parte habían permanecido inéditos y conservados en el Instituto Ibero-Americano de Berlín, donde se guarda gran parte de los materiales de este antropólogo alemán. Roberto Lehmann-Nitsche, quien ha sido considerado uno de los pioneros del desarrollo de la antropología argentina, llegó a la Argentina en 1897, invitado por Francisco P. Moreno, director del Museo de Ciencias Naturales de La Plata, para hacerse cargo de la Sección Antropología. Por entonces se esperaba que la convocatoria a científicos alemanes aportara una sólida formación en distintas áreas de la investigación local. Una vez arribado al país, Lehmann-Nitsche comienza a incursionar en variados ámbitos disciplinarios: desde la antropología física y la paleontología —desde la que tiene una activa participación en la polémica sobre la existencia del hombre fósil del Terciario en el territorio pampeano—, hasta la lingüística, la mitología indígena y el folklore. Estas tres últimas áreas se interrelacionaron en su investigación, ya que en sus recopilaciones folklóricas —una de las más conocidas es Adivinanzas Rioplatenses (1910) — y en los relatos que integran la serie de Mitologías sudamericanas, se integran versiones bilingües, vocabularios y textos de distintas lenguas indígenas habladas en el país. Sin embargo, sus contribuciones al folklore tuvieron más repercusión que sus contribuciones al estudio de las lenguas indígenas, posiblemente, según estima la autora de este libro, porque para el sentido común del cambio de siglo las poblaciones indígenas parecían estar destinadas a desaparecer como entidades colectivas. Sin embargo, aunque no siempre bajo el reconocimiento institucional, su actividad de investigación en esta rama fue amplia: entre sus manuscritos se encuentran un vocabulario ona, textos en quichua y guaraní, vocabularios y cantos en diversas lenguas de los territorios del norte del país, como chorote, wichí, mataco, chiriguano y toba. También narrativas y cantos en tehuelche, un vocabulario “puelche” y los textos en mapuzungum que se publican en el libro que aquí reseñamos, recopilados en diversos momentos a lo largo de casi tres décadas.

3Marisa Malvestitti nos ofrece aquí una cuidada publicación de este invalorable material. En la Parte I del libro, que contiene su estudio preliminar, la autora contextualiza la práctica profesional de Lehmann-Nitsche en el marco de los intereses científicos de la época. Encontramos así a este investigador inserto en redes que lo vinculaban con otros lingüistas alemanes, entre los que puede citarse a Karl von den Steinen, Paul Ehrenreich, Theodor Koch-Grünberg, Konrad Theodor Preuss, Franz Boas y Rodolfo Lenz. Estos influyeron en una práctica metodológica que apuntó al registro preciso de los fonemas y a la preocupación por su transcripción, lo cual incluyó el empleo de cuestionarios lingüísticos estandarizados y la recopilación de textos por dictado y grabado e incluso escritos por los mismos entrevistados. También se profundizó el interés por dar cuenta de las condiciones y circunstancias en que se desarrollaban los eventos de habla y su registro. Pero entre ellos, Rodolfo Lenz —instalado en Chile desde 1890 y autor de los Estudios Araucanos (1897-1899) — fue por varios años uno de los principales referentes para Lehmann-Nitsche y quien lo alentó a avanzar en la recopilación de textos originales sin circunscribirse a formas o estilos tradicionales, para incluir todo tipo de relatos y narraciones. Lehman-Nitsche conformó así un corpus al que nombró Textos Araucanos y que esperaba fuera el complemento de los Estudios Araucanos de Lenz. Su publicación, inminente en 1902, fue postergada y finalmente sólo fueron publicados algunos relatos sueltos. Malvestitti advierte en ello el signo de que el lugar de la lingüística americana aún no estaba reconocido en la Argentina del cambio de siglo. La actividad de registro, no obstante, continuó hasta 1926, y posiblemente el proyecto de publicación estuviera en mente del investigador alemán cuando decidió llevar consigo el archivo completo al regresar a Alemania en 1930.

4La metodología empleada en la producción de la documentación que conformaría la Sección Araucana del archivo conservado en el Instituto Iberoamericano fue novedosa en relación a la utilizada por este investigador para otras poblaciones y lenguas indígenas. Lehmann-Nitsche basó su registro de eventos de habla en situaciones de encuentro con indígenas en medios urbanos, alejándose de la posibilidad de contextualizarlos en los marcos sociales en los que frecuentemente se producían. Pero a la vez tomó decisiones metodológicas que eran innovadoras en su época, que tenían que ver con la preservación de información sobre el contexto de la obtención del registro, que tenían en cuenta el lugar, la fecha y datos biográficos de sus interlocutores. Con algunos de ellos desarrolló vínculos de largo plazo y una relación de colaboración de sus interlocutores —entre los que debe destacarse Nahuelpí, waizüfche e integrante del grupo del cacique Sayhueque— quien dedicó muchas horas a dictar, traducir y corregir los textos junto al investigador alemán.

5Sin embargo, y siguiendo a la autora en el cierre de su estudio preliminar, esta forma de aproximación no tuvo necesariamente continuidades en la relación de este investigador con otros pueblos indígenas de otras regiones de nuestro país, lo cual remite a los rasgos pendulares y a la heterogeneidad de la postura de los académicos respecto a los diversos “otros” que integraban la cuestión indígena en la Argentina de cambio de siglo. En aquellas décadas, en que el destino a asignar a los indígenas derrotados en las campañas militares era tema de debate social y también académico, este investigador se situó de manera dispar, tanto en las prácticas de documentación como en su construcción e interés por la situación de sus interlocutores, respecto de los pueblos indígenas de Pampa y norpatagonia, de Tierra del Fuego y del área chaqueña. La relación de colaboración y amistad creada con algunos de sus interlocutores pampeanos y norpatagónicos no encuentra paralelo con la distancia subjetiva y el silencio ante las condiciones de opresión que, según la autora, mantiene Lehmann-Nitsche hacia los pueblos de los extremos sur y el norte del país.

6En la Parte II, el libro contiene los textos recopilados por este investigador, que integran la Sección Araucana. Se trata de 115 textos en mapuzungun, que comprenden relatos, cuentos, canciones, textos religiosos, conversaciones, cantos de machi, cartas, mitos, consejos y dos listas léxicas. Se encuentran organizados según el interlocutor —o hablante de mapuzungum— que los produjo y acompañados de una breve presentación biográfica, organizada en base a notas y fotos conservadas en el archivo y a otros datos surgidos de la investigación de la autora. Los textos se presentan en versión bilingüe, respetando la versión original en mapuzungum contenida en los manuscritos de Lehmann-Nitsche y la traducción al español provista por los propios interlocutores. Para aquellos textos en que solo se conservaban las versiones en mapuzungum, se provee una traducción realizada por la autora y revisada por hablantes residentes en Bariloche.

7Aunque Lehmann-Nitsche inició esta labor de recopilación a partir de un viaje a norpatagonia, y la continuó luego en Los Toldos, una población surgida en base al previo establecimiento de “indios amigos” en el oeste de Buenos Aires durante la etapa de fronteras, la mayor parte de estos textos surgieron de entrevistas realizadas en La Plata y en Buenos Aires. Algunos de los entrevistados habían viajado para hacer gestiones ante el gobierno —entre ellos el ya anciano cacique Manuel Namuncurá, en 1907—; otros vivían allí y se hallaban ocupados como barrenderos, bomberos, soldados o policías. Las breves notas biográficas con las que Lehmann-Nitsche acompañó algunos de estos registros permiten conocer sus territorios de origen y hasta sus itinerarios entre diversas parcialidades a lo largo de su vida. Es un mérito del trabajo de edición de este libro el que este tipo de datos hayan sido transcriptos junto a los textos en mapuzungum y las fotos que en algunos casos los acompañaban, y que su lectura nos ilumine los derroteros de personas que habían formado parte de los waizufche o cordilleranos de Sayhueque, de los salineros de Calfucurá y su hijo Namuncurá, de los ranqueles de Mariano Rosas y Baigorrita, de los Coliqueo en Los Toldos, de los catrieleros de Azul y de la gente de Pincen. Las narraciones de estas veintiséis personas nos hablan de un mundo indígena que previamente a las campañas militares se hallaba interconectado, en el que eran comunes los itinerarios personales y familiares por diferentes territorios y agrupaciones, y en el que los vínculos de parentesco seguían siendo un recurso para recomponer relaciones y reagruparse luego de la fatal dispersión y muerte generadas por la violencia de estado. Así también, algunos de los relatos recopilados permiten conocer los derroteros de estos interlocutores en el proceso de conquista militar, su confinamiento, traslados y destino final y obligado en el ejército —como narra en su historia Katrülaf, waizüfche seguidor del cacique Sayhueque—. Otras narraciones nos hablan de los eventos de encuentro y también de oposición interna en este mundo indígena previo a las campañas, y de las categorías de identidad que acompañaban la gestión de esas relaciones.

8Al retomar el objetivo postergado de editar estos textos, Marisa Malvestitti nos permite no solo acceder a un material hasta ahora inédito y valioso para conocer las prácticas de documentación de las lenguas originarias habladas en el país en los inicios del siglo XX, sino que nos acerca a las voces de aquella generación indígena que había vivido las campañas militares de ocupación, sufrido sus consecuencias y que ponían en palabras esta parte de su historia reciente. Mongeleluchi Zungu, o “el sentido vital de la palabra”, tanto en su contenido como en su forma, es un título más que apropiado para esta publicación, que reemplaza en parte al primigenio “Textos araucanos” ideado por Lehmann-Nitsche. Se trata de que el mensaje viva, circule y permita conocer la historia, que como siempre, es un asunto del presente.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Ingrid de Jong, « Mongeleluchi Zungu. Los textos araucanos documentados por Roberto Lehmann-Nitsche. Marisa Malvestitti », Corpus [En línea], Vol 3, No 1 | 2013, Publicado el 15 junio 2013, consultado el 24 mayo 2017. URL : http://corpusarchivos.revues.org/255

Inicio de página

Autor

Ingrid de Jong

Universidad de Buenos Aires/Universidad Nacional de La Plata / Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Argentina. Correo electrónico: ildejong@hotmail.com

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons: Atribución-NoComercial 2.5 Argentina (CC BY-NC 2.5 AR)

Inicio de página
  • Logo Logo de la revista
  • Logo CONICET Mendoza
  • Logo Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Nacional de La Pampa
  • Revues.org